Las 5 grandes tendencias tecnológicas de la banca en el 2018

Las nuevas tecnologías continúan rompiendo, uno tras otro, los paradigmas de una de las industrias de mayor relevancia de la economía. Y es que innegablemente, la manera que se relacionaba con un banco hace tan sólo cinco años no es para nada cómo se hace ahora.

Para empezar, la tecnología permite ser más eficaz en las operaciones internas, pero en especial, posibilita mejorar la experiencia del cliente, pues gracias a ella, las entidades pueden saber los hábitos y necesidades de individuales  y actuar en consecuencia. La meta final es doble: generar relaciones de confianza con los consumidores, y a la vez convertirse en empresas atractivas para trabajar.

Cinco grandes tendencias que reformularán la dinámica competitiva de esta industria

1.      Experiencia de usuarios

La primera gran tendencia se refiere al diseño para personas, y viene a incurrir en la necesidad de diseñar servicios pensando en lo que necesita el cliente. Es decir, aportar la mejor experiencia de uso posible, ya que si hay algo que tienen que hacer los bancos en su futuro inmediato es personalizar.

Por otra parte, un estudio de animó a los usuarios a identificar las marcas irrenunciables para ellos, donde gran parte apenas enumeró cinco o seis siendo la mayoría de las citadas, empresas digitales como Google y Amazon. Es por ello que los  bancos tienen que lograr aportar ese valor que los haga irrenunciables.

  1. Inteligencia Artificial

La personalización se relaciona en gran medida con la inteligencia artificial. En ptras palabras, no sería posible sin esta tecnología, por lo menos a cierta escala. La IA permite la simplificación de las interfaces mediante las cuales los bancos se relacionan con sus clientes, adicional a que la interacción automatizada que en la actualidad se realiza a través de chatbots irá evolucionando a mecanismos más humanos, como la voz por ejemplo.

3.      Creación de ecosistemas

La economía del futuro se basará en ecosistemas. Se trata de prescribir o ser prescrito, en el caso de los bancos, crear un ecosistema se traduce a asociarse con otras compañías con el propósito de enriquecer y complementar la propuesta de valor. Cada banco debe ampliar su visión de negocio, encontrando por ejemplo vías de ingresos en la monetización de sus datos, de la mano de un partner experto.

4.       Gestión de talento

Conocer el entorno digital permite además de identificar las nuevas exigencias de los clientes, también la de los empleados. Los trabajadores en de esta era, sobre todo los más jóvenes, cuentan con diversas aspiraciones profesionales, y por tanto exigen estrategias de gestión del talento diferenciadas.

Por otro lado, los bancos enfrentan una creciente necesidad de perfiles de tipo digital, ya que en un plazo de tiempo muy corto, se demandarán puestos de trabajo que todavía no existen.

  1. Nuevas reglas de juego

Asimismo el sector bancario afronta la llegada de nuevas dinámicas de negocio, que se fundamentan en tecnologías como el blockchain o las API, que podrían llegar a ser precursoras de nuevas regulaciones. Es en este sentido que se insta a las entidades a ser proactivas y liderar el cambio.